Navigation close button

Sobre nosotros

En Cádiz, desde 2017

Salicornia tiene la capacidad casi hipnótica de convertirse en tu familia durante almuerzos y cenas que se prolongan durante horas.  Un lujo local y pausado que Juan amante de las sobremesas largas, a la antigua, propicia surtiendo la mesa con distintos licores al final de la comida.

El Wagyu

Despues de mucho esfuerzo buscando este producto, finalmente tenemos el honor de poder presumir de tener carne 100% Wagyu procedente de la región japonesa de Kagoshima y Takayama -calidad A5, la máxima posible-, que comparte protagonismo con otras variedades vacunas de origen austriaco, el Black Angus irlandés, la frisona alemana o la vaca pinta cántabra. Incluso, en ocasiones, con el Tomahawk irlandés.  En Salicornia, los cortes de carnes maduradas, ricos en matices e infiltraciones, completan esa maduración, concentrando aún más el sabor y los jugos, hasta que el oficio experto de Juan las considera en su punto óptimo para ser servidos. El proceso de maduración de estas carnes únicas es un arte por el cual las fibras musculares se van rompiendo, volviéndose más tiernas mientras los aromas y sabores ganan en complejidad.

Este amor por lo bueno, por el producto de calidad, lleva a Juan Höhr a buscar su proveedor de jamón ibérico de Bellota en el Valle de los Pedroches, o a traer la cecina de buey extra-premium de León desde el restaurante El Capricho, siempre pensando en ofrecer a sus clientes sabor y matices a otro nivel.

Salicornia, como la planta halófila que da nombre al restaurante y que al morderla tiene sabor a sal, es también mar, y la carta lo refleja con productos como la angula de lomo negro del norte de España, que trabajamos solo en temporada para que llegue viva a nuestro restaurante , el caviar de Riofrío, de Granada. Las anchoas de primavera y los berberechos de Noia forman forman también parte de las especialidades que se ofrecen al cliente. Las ostras de la familia Gillardeau, llegan a la mesa directamente del oeste de Francia. De más cerca viene el atún rojo de Barbate. El tartar se sirve durante todo el año, lo mismo que el solomillo de atún confitado a baja temperatura, y el sashimi o el tataki cuando la estación lo permite.

«Me obsesiona el producto. Es por esto que busco, pruebo y viajo constatamente en búsqueda de los mejores productos que ofrecer a nuestros clientes. El producto es fundamental y lo que hacemos en Salicornia es solo cocinarlo, sin artificios ni complejas elaboraciones. Si algo es bueno lo mejor es dejarlo cuanto más puro mejor, no enmascarar su sabor”.»

Fundadores
Berta García y Juan Höhr

Instagram @salicorniabar